MANIFIESTO

Definimos 鈥減andemia鈥 como la propagaci贸n mundial de una enfermedad, se desliza por el mundo y la mayor铆a de las personas no tienen inmunidad contra ella. El fin principal es erradicarla por medio de una vacuna como ocurri贸 con la viruela. En el VIH tras una propagaci贸n r谩pida y una concienciaci贸n de h谩bitos sexuales sin riesgo de transmisi贸n, o dando disponibilidad de inyecciones seguras a drogodependientes鈥a ayudado a que disminuyan los contagios鈥 El COVID-19, nuestra pandemia sanitaria actual m谩s lesiva, est谩 matando e infectando a millones de personas en el mundo y laboratorios de muchos pa铆ses buscan con desesperaci贸n una vacuna que ayude a erradicarlo.

Las desigualdades y violencias contra las mujeres son una pandemia desde tiempos inmemorables, en la que su vacuna es social y no se necesitan grandes cantidades de dinero para invertir en ella. Los comportamientos sociales est谩n predeterminados por ideolog铆as ocultas que son dif铆ciles de detectar, creencias que aparentemente no est谩n relacionadas, pero interaccionan involuntariamente. Parece parad贸jico, pero podemos criticar una conducta machista y continuar en un sistema que la reproduce. El sistema patriarcal es amplio y en ocasiones sutil, dif铆cil de detectar en algunos casos, pero impregna nuestro d铆a a d铆a y en ocasiones, de tal manera, que es dif铆cil percibir el poso machista en algunas sociedades que se autodefinen igualitarias, como la nuestra.

Es curioso que cuando hablamos de pa铆ses con pol铆ticas importantes en igualdad de g茅nero encontramos en tercer lugar a Finlandia detr谩s de Islandia y Noruega. Pues bien, es el primer pa铆s europeo con mayor nivel de violencia de g茅nero: en pa铆ses como Finlandia el nivel de violencia de g茅nero est谩 en torno al 47%, dato alarmante sobre todo si se compara con los datos de Espa帽a de un 22%, pero realmente, 驴son estos pa铆ses de Europa los que tienen mayor violencia de g茅nero? No es as铆, sino que las mujeres, amparadas por leyes reales que las protegen de verdad, dan el paso a la denuncia mucho m谩s seguras y sabiendo que las Administraciones las amparan. Esto nos demuestra que las leyes en igualdad son necesarias y solo se pueden desarrollar con 茅xito en una sociedad que experimente cambios profundos que comienzan en la familia, y contin煤an en las escuelas y medios de comunicaci贸n escritos y audiovisuales. Es evidente que los modelos de 鈥渕asculinidad鈥, a pesar de lo que nos dicen, no han cambiado nada. Es importante y necesario que comprendamos, analizando este gran problema, que lejos de menguar se va perpetuando en el tiempo.

Si nos centramos en Espa帽a, encontramos que en las estad铆sticas que estudian las pol铆ticas en igualdad se la califica con buena nota, pero, parad贸jicamente, son pocos los avances reales que encontramos en materia de igualdad en los 煤ltimos a帽os. Las mujeres contin煤an realizando de media m谩s tareas dom茅sticas comparadas con las de sus compa帽eros hombres, a pesar de que las mujeres cada vez est谩n m谩s insertadas en el mundo laboral. Tambi茅n encontramos una brecha de g茅nero en la vida p煤blica y pol铆tica a pesar de la legislaci贸n que existe de equilibrio de g茅nero en las listas electorales. Espa帽a no avanzar谩 en la lucha contra las violencias machistas si no llega a concienciar a su sociedad de que estas son un problema p煤blico estructural. En general Europa 鈥渁vanza lenta en igualdad鈥, denuncia el Instituto Europeo de Igualdad de G茅nero. Su directora, Virginija Langbakk, se帽ala que 鈥渧amos por buen camino pero nos queda mucho鈥.

Si nos planteamos: 驴por qu茅 no desaparece el machismo? Podemos encontrar la respuesta si encontramos a quienes se benefician de esto en un sistema patriarcal y capitalista.

Es un sinsentido que en pleno siglo XXI sigamos explicando y justificando lo que significa 鈥渇eminismo鈥: es la herramienta que lucha contra las desigualdades que sufrimos las mujeres e indaga en sus causas y sus soluciones para alcanzar una sociedad m谩s igualitaria. Es lo que cada 8 de marzo las mujeres queremos hacer ver en las calles a帽o tras a帽o, adem谩s de reclamar nuestra libertad sexual, seguridad e integridad f铆sica. Lucha que no ve un fin, porque estamos 鈥渕uy hartas鈥 de que no solo no veamos la igualdad real, ni la integridad f铆sica, ni el respeto que nos merecemos como personas鈥 sino que todos los a帽os hay motivos para salir a las calles a mostrar nuestra indignaci贸n por nuestras compa帽eras que sufren violencias machistas en cualquiera de sus manifestaciones, por las que ya no est谩n, porque han sido v铆ctimas de una sociedad patriarcal.

Es una epidemia omnipresente en todos los estratos sociales y desde la Organizaci贸n de Mujeres de la Confederaci贸n Intersindical apostamos por 鈥渦na vacuna eficiente鈥, que consiste en trabajar la coeducaci贸n que forma en valores igualitarios y aporta una ruptura con los valores tradicionales, evitando un discurso paternal que nos dice que las mujeres 鈥渄ebemos ser fuertes鈥, por supuesto que lo somos, pero no tenemos que demostrar nada. Lo que necesitamos es que la sociedad se convierta en realidad en una 鈥渋gualdad real de g茅nero y libre de violencias machistas鈥, no solo de palabra.

Este 8M, de una manera u otra, seguiremos en la lucha y alzaremos nuestra voz y nuestro pu帽o por nuestras reivindicaciones y por las compa帽eras que no est谩n, por las que han sufrido agresiones machistas, por las que las est谩n sufriendo鈥 隆隆por TODAS!! Ah铆 estaremos la Organizaci贸n de Mujeres de la Confederaci贸n Intersindical.

Contra el machismo luchemos por una vacuna efectiva que pare el contagio y la propagaci贸n de este virus

 

Madrid, 8 de marzo de 2021
Organizaci贸n de Mujeres de la Confederaci贸n Intersindical