D脥A INTERNACIONAL DE LAS TRABAJADORAS DEL HOGAR

En 1988 se proclam贸 el 30 de marzo como el 鈥淒铆a Internacional de las Trabajadoras del Hogar鈥, por medio del primer gran Congreso de Trabajadoras del Hogar, que se realiz贸 en Bogot谩, Colombia.

#D铆aInternacionaldelasTrabajadorasdelHogar

En este evento se habl贸 de la gran discriminaci贸n que sufren las personas que se dedican a este trabajo, mayoritariamente mujeres, la falta de leyes que las amparan, el establecimiento de un salario digno y el derecho a una protecci贸n social por parte de todos los Estados. Este tema lleg贸 en 2011 a la ONU y se interes贸 por 茅l, creando un tratado donde se hizo un Convenio para asegurar el Trabajo Decente para los Trabajadoras/es Dom茅sticas/os, que regul贸 este tipo de actividad econ贸mica. Aunque con el paso del tiempo no se ha visto un efecto prolongado que haya mejorado o aumentando lo suficiente la regularizaci贸n de estas empleadas.

Las empleadas de hogar se encuentran en especial menci贸n de un sector precarizado, en el que existe el despido por desistimiento, la no inclusi贸n plena en el r茅gimen general de la Seguridad Social, el no reconocimiento de la prestaci贸n por desempleo y el elevado nivel de exposici贸n al contagio, en este tiempo de pandemia, las sit煤an como uno de los colectivos m谩s vulnerables.

El 40% de las empleadas del hogar trabajan sin contrato laboral y sabemos que intentar llegar a controlar esta situaci贸n no llega a evitar situaciones de abuso y explotaci贸n laboral a las que se ven sometidas. Al estar en un domicilio privado, es muy dif铆cil inspeccionar esta situaci贸n laboral.

Los contratos de estas profesionales se encuentran dentro del R茅gimen Especial del Estatuto de los Trabajadores y por la Ley 1620/2011 que regula este sector y que explica que los y las empleadoras deben asegurar al personal del hogar y que puede ser un contrato escrito o de palabra.

鈥淟a 煤nica forma de controlar esta irregularidad es a trav茅s de la denuncia de las propias trabajadoras 鈥, explica el experto en derecho laboral y profesor del m谩ster de abogac铆a de la OUC V铆ctor Canalda. Evidentemente, las empleadas no denuncian por miedo a ser despedidas y animarlas a hacerlo es sencillo y legal, pero las consecuencias para estas mujeres hacen que no lo hagan.

Estas empleadas son las trabajadoras con menos derechos reconocidos que otras actividades laborales, ni siquiera tienen prevenci贸n de Riesgos Laborales y en muchos casos tienen que asumir ellas la cotizaci贸n a la Seguridad Social.

El g茅nero est谩 en la precariedad laboral de estos trabajos, a d铆a de hoy solo hay un 4% de hombres que se dediquen a este trabajo, en cuanto se incorporen m谩s, el salario y las condiciones laborales mejorar谩n. Una vez m谩s, la discriminaci贸n laboral por sexos es latente. Si recordamos el trabajo inicial de las y los reponedores de supermercados, en sus inicios era mayoritariamente de mujeres. Una vez incorporados los hombres a este trabajo, subieron lo sueldos.

Soluciones hay si se quieren, hay pa铆ses como Italia o B茅lgica en los que no se contratan a las empleadas de hogar directamente, sino que lo hacen a trav茅s de empresas que se dedican a esta labor. En Espa帽a, de hecho, cada vez m谩s son las ofertas de estas Empresas que hacen m谩s sencilla y l铆cita la contrataci贸n de las empleadas de hogar.

En 2021 se estima que unas 435.000 personas est谩n dadas de alta como empleadas de hogar, pero se sabe que al menos 700.000 trabajan en este sector, por lo que 170.000 mujeres est谩n trabajando en negro. Es conveniente recalcar que, si las empleadas trabajan menos de 60 horas al mes, no es necesario que tengan contrato, pero deben estar siempre dadas de alta en la Seguridad Social.

Desde la Organizaci贸n de Mujeres de CI denunciamos la situaci贸n que viven las empleadas del hogar en nuestro Estado, que conociendo la situaci贸n en la que se encuentran y lo insuficientes que son las medidas propuestas, no busca alternativas ni leyes que hagan regularizar un trabajo digno a estas mujeres.

Organizaci贸n de Mujeres
Confederaci贸n Intersindical