CONTRA LA EXPLOTACI脫N SEXUAL Y TRATA DE PERSONAS

 

Las cifras son contundentes. A nivel mundial, el 84% del tr谩fico de seres humanos se realiza con fines de explotaci贸n sexual. Dentro de este porcentaje, el 94% de las v铆ctimas son mujeres y ni帽as. En Espa帽a, esto se traduce en un total de 45.000 mujeres y ni帽as vertidas al sistema prostitucional. La trata es esclavitud del siglo XXI.

El estado espa帽ol es el pa铆s de Europa con mayor demanda de sexo pagado. El porcentaje que se desprende del 煤ltimo estudio realizado por la ONU es demoledor: el 39% de los hombres en edad adulta ha pagado en alguna ocasi贸n para mantener relaciones sexuales con una mujer. D铆gitos que nos sit煤an a la cabeza entre los pa铆ses europeos y como tercer estado a nivel mundial donde m谩s prostituci贸n se consume.

Una realidad que lleva detr谩s infinidad de relatos de esclavizaci贸n, que han empeorado con la crisis del coronavirus. Durante el confinamiento, las administraciones no pusieron sufcientes medios para dar una respuesta real y efectiva a las necesidades de las mujeres prostituidas y, una vez finalizado el estado de alarma, todo sigue igual, que es lo mismo que decir que todo sigue peor. En lugar de aprovechar que se hab铆an cerrado los burdeles (que son aut茅nticos campos de concentraci贸n, en palabras de Amelia Tiganus) para poner en marcha un plan sistem谩tico de inserci贸n y acogida, las autoridades han dejado de nuevo a las mujeres a merced de proxenetas y de violadores previo pago. Adem谩s, las asociaciones que atienden a estas mujeres han tenido much铆simas dificultades para poder llegar a ellas en pisos, rotondas y pol铆gonos, lo que es totalmente imprescindible para que puedan iniciar el camino de salida del infierno en que viven.

La otra cara de la moneda de la miseria que viven las mujeres prostituidas son los ping眉es beneficios que producen. Desde el a帽o 2014 y por normativa europea, se introdujo una estimaci贸n de cu谩nto aporta la prostituci贸n al Producto Interior Bruto. Seg煤n el INE, la estimaci贸n es que el sexo pagado representa un 0,35% del PIB, lo que supone 4.100 millones de euros anuales. Esta ingente cantidad de dinero se basa en el crimen y la violencia sobre la mujer ejercida por traficantes, proxenetas y consumidores de prostituci贸n, y consentida por el estado. Sobre todos, debe caer el peso de la ley, desde el primero hasta el 煤ltimo, el mal llamado 芦cliente芦, que no tiene ning煤n problema en pagar por tener sexo con una mujer que no lo desea y que en una alt铆sima probabilidad es v铆ctima de trata.

La Organizaci贸n de Mujeres de la Confederaci贸n Intersindical trabaja para que exista un mundo donde ning煤n hombre se crea con derecho de pagar por satisfacer sus deseos sexuales, y por eso hay una verdadera coeducaci贸n que haga que nuestros ni帽os sepan establecer relaciones igualitarias. Como dice Rosa Cobo Bed铆a: 鈥渓a prostituci贸n es una escuela de la desigualdad, ya que nuestros ni帽os son educados sabiendo que en cualquier momento y por un m贸dico precio podr谩n acceder al cuerpo de una mujer. Y hay una verdadera coeducaci贸n que haga que nuestras ni帽as se empoderan y no crean que sus vidas y cuerpos est谩n a disposici贸n de los hombres.鈥

La sociedad no puede dar la espalda a esta verg眉enza. 隆Vivas y libres nos queremos!